Blog

Es Mejor Un Buen Divorcio Que Un Mal Matrimonio

Es Mejor Un Buen Divorcio Que Un Mal Matrimonio

El matrimonio, sea o no legalizado por un documento publico o una religión, es una situación por la que la mayoría de los adultos atravesamos. Ya sea porque se decide vivir con otra persona, compartir el proyecto de vida con ella, o simplemente emprender la aventura de estar juntos, dista mucho de las historias de fantasía que se tejen alrededor de esta experiencia.

EL NOVIAZGO

Básicamente, un noviazgo es una etapa en la cual dos seres humanos comparten su tiempo juntos por medio de un compromiso parcial, con la posibilidad de terminar la relación en el momento que decidan que no quieren seguir juntos. En esta etapa no hay bienes compartidos, deudas conjuntas, y en general cada uno vive en su casa.

En esta etapa, suceden muchas cosas. Se empiezan a conocer y en el proceso, después de los 3 primeros meses, los cuales suelen estar llenos de conquistas, emociones intensas y pasión desbordante, los defectos y virtudes de cada uno van volviéndose evidentes. El amor tiene la propiedad de hacernos ver mas pequeños los primeros, y más grandes las segundas.

Sin embargo, cuando una pareja decide dar el siguiente paso, deberían evaluar objetivamente, y ojalá con un terapeuta de pareja de por medio, si son compatibles en realidad, o si están viviendo un mar de emociones que se convertirán en grandes decepciones cuando tengan que vivir juntos.

Un ejemplo clásico de este tipo de errores se presenta cuando algo nos gusta mucho de una persona (por ejemplo, que siempre este muy bien presentada), pero al momento de la convivencia, esto se convierta en todo un conflicto (se demore horas enteras para estar en perfecto estado, o se enoje si no se le reconoce como una persona muy atractiva).

LA LUNA DE MIEL

¡Casarse es una delicia! Dormir acompañado, en el pecho de la persona que amas, sin tener que levantarse después de tener sexo porque ya estas en tu casa es maravilloso. El primer trimestre, si la comida se quema, lo arreglamos con sexo, si la ropa se mancha, lo arreglamos con sexo, si hay un daño en la casa, lo arreglamos con sexo. Las palabras se escogen cuidadosamente, si mi amor, no mi amor, como tu quieras amor, lo que desees amor. Pero…

LA LUNA DE HIEL

Después de un pequeño periodo, viene la etapa de acomodación en la pareja. Uno es ordenado y el otro no, uno cree que la ropa debe ir organizada en una forma y el otro tiene su propio método. Es importante recordar que vienen de dos familias distintas, de aprendizajes diferentes, y que deben tener al menos 6 meses de paciencia para que puedan acomodarse y hallar su propio método, ya no como individuos, sino como pareja. Esto lleva a que las parejas de recién casados sufran muchos conflictos, y pueden incluso llegar a herirse y ofenderse porque cada uno cree tener la razón, al final, así habían funcionado de maravilla, hasta ahora.

Una vez ha pasado esta terrible y dolorosa tormenta, las cosas toman forman y se convierten en una rutina. Ya no hay discusiones por como acomodan los platos, donde va la ropa, o las normas mínimas de convivencia (incluyendo que necesiten una cobija cada uno, no por falta de amor, sino por comodidad).

Todo parece mejorar. Por un tiempo, la rutina nos mantiene cómodos, tranquilos, mejora nuestras finanzas, e incluso, nos da una identificación como pareja y nueva familia.

Pero…. La rutina es una de las razones mas comunes para ir hacia el divorcio. Si bien es importante tener un orden para que las cosas funcionen, no deben caer en el vicio de volverse cómodos y no continuar con la conquista constante. La falta de emociones mata hasta al amor más grande del mundo.

EL SÍNDROME DE LOS RULOS Y EL SÍNDROME DE LAS PANTUFLAS

La confianza es parte de aceptar al otro tal cual como es, y tener la libertad de ser quien eres, pero no abuses. Existen dos síndromes presentes en el matrimonio que debemos evitar a toda costa, pues harán que el amor se convierta en verdadero tedio durante la relación.

El síndrome de los rulos es sufrido por las mujeres. Dado que ya se conocen como pareja, ella deja de arreglarse, y su descuido puede llegar a limites insospechados. Cuando eran novios, ella se arreglaba, se vestía de una manera atractiva, cuidaba de sus uñas, era coqueta y producía en él un golpe de adrenalina cada vez que la veía. Ahora, durante el matrimonio, se viste como si estuviera preparándose para una crisis económica mundial, no se peina, sus uñas están descuidadas, y lo que alguna vez fueron gestos sugestivos se convierten en verdaderos regaños no verbales. Sentir que esta asegurada la pareja por medio de la relación le quita interés.

El síndrome de las pantuflas es sufrido por los hombres. Gracias al exceso de confianza, pierde su figura, prefiere ver televisión, utilizar el celular, o cualquier excusa posible para no pasar tiempo con su pareja. Lo que antes eran mimos, regalos, coqueteos y alabanzas, se convierten en exigencias, reclamos y chistes de mal gusto sobre su pareja. Aquel hombre atractivo, aventurero, conquistador, se convierte en un descuidado y “chancludo” barrigón sin gracia.

El amor no es un estado civil. Se asemeja mas a una planta a la que hay que hablarle, decirle lo linda que es, regarla, abonarla y, ante todo, agradecerle por sus deliciosos frutos.

Y ENTONCES ¿CUÁNDO DEBERÍA DIVORCIARME?

Existen ciertas situaciones en las cuales, el divorcio es una mejor opción que el matrimonio. Hablemos un poco primero sobre porque las personas prefieren mantenerse en un mal matrimonio, aunque les pese:

  • Economía: muchas parejas subsisten porque es mas barato seguir viviendo juntos, o alguno de los dos no tiene capacidad económica para abandonar la situación. Se reduce a un estado de pérdidas y ganancias financieras.
  • Estatus: Para algunas personas, pasar de ser “casado” a “divorciado” puede sentirse como un fracaso, así que prefieren mantenerse en esa relación, aun a costa de su infelicidad.
  • Vergüenza: Algunas personas se avergüenzan ante la posibilidad de haber escogido mal a su pareja. El solo hecho de pensar que hicieron un “escándalo” (el vestido, la fiesta, la felicidad que sentían el día que se casaron), les impide divorciarse por simple orgullo.
  • Las creencias: Algunas personas tienen creencias tales como que el matrimonio es para toda la vida, o que hay que luchar hasta la muerte por mantenerlo. Si bien no se debe renunciar al primer problema, ni correr ante una crisis de cualquier tipo, tampoco se debe permanecer en una relación donde cada día sea peor que el anterior.
  • Miedo: temer la crítica, como manejar las responsabilidades cuando estén solos, y hacerse a la idea de que son “de malas en el amor” puede llevar a las personas a anularse con tal de no hacer frente a la situación.

Una pareja debe pensar en el divorcio cuando:

  • Una crisis se ha vuelto permanente, de manera tal que no existe tiempo de descanso para la misma, simplemente, no pueden recordar cuando fue la ultima vez que se sintieron felices estando juntos.
  • Cuando han buscado ayuda profesional y aun así sus diferencias son irreconciliables.
  • Cuando llegar a casa es todo un castigo.
  • Cuando necesitan de constantes aventuras con otras personas para sentirse plenas y felices.
  • Cuando han llegado a los golpes y los insultos, y cada día se convierte en un verdadero infierno en el cual no ven una salida.

Aunque duela el orgullo, de miedo, traiga incertidumbre, nos haga sentir fracasados, nos de vergüenza, o estemos convencidos que el matrimonio es una “cruz” que debemos cargar, no existe peor situación, circunstancia y tristeza que vivir una vida vacía junto a alguien que tampoco es feliz a nuestro lado. El matrimonio feliz exige sacrificio, pero si nuestra vida se convierte solo en eso, el divorcio es la mejor opción.

 

No tags for this post.

Write a Comment

Deja un comentario

Romper La Resistencia Al Cambio

Romper La Resistencia Al Cambio

3 Si existe algo que nos cuesta a los seres humanos es asumir los cambios en nuestras vidas.  Cambiar de empleo, de pareja, …

Nuestro “Juan sin miedo”, sácale provecho

Nuestro “Juan sin miedo”, sácale provecho

3 Juan sin miedo es la historia de un joven cuyas aventuras se hicieron famosas porque su valentía no tenía límites.  …

La Diferencia Entre Ser “Sexy” Y “Vulgar”

La Diferencia Entre Ser “Sexy” Y “Vulgar”

1 Todos amamos ser atractivos.  Recibir cumplidos sobre nuestra belleza, inteligencia o talento hace nuestra vida mas feliz.  …