Blog

Pareja Y Privacidad

Pareja Y Privacidad

Muchas parejas presumen de su confianza en el otro. “Tengo su clave del Facebook”, “Mi pareja me deja revisarle el teléfono, no tiene nada que esconder”, “Siempre está conmigo, nunca va con sus amigos a ningún lugar”.

Cuando se empieza una vida en pareja, a veces las personas olvidan que una pareja son 2 personas en una relación, y no una relación simbiótica donde no se sabe dónde empieza el uno y termina el otro. Muchas personas pierden su privacidad casi sin darse cuenta, o porque su pareja bajo la excusa de que “quien nada debe nada teme” le EXIGE que le tenga al tanto de cada movimiento, acción y pensamiento.

Una relación de pareja sana se caracteriza porque dos personas, cada cual con su propia vida, deciden emprender un proyecto juntos, llámese matrimonio o como quieran denominarlo. Eso representa que, tienen sus propios amigos, puntos de vista, filosofía de vida y asuntos personales. La única diferencia a cuando estaban solos es que van a compartir con ese otro varios aspectos de sus vidas, pero no todos.

Existen límites que ninguna pareja debe cruzar.

Uno de los temas más escabrosos de tratar son los amigos. Las parejas que usan el amor como arma para que el otro deje de relacionarse con los demás, como si fuese una propiedad a la cual se le determina que uso debe tener tendrán muchos problemas, ya que de alguna manera el otro tendrá que aprender a ocultar cosas que posiblemente en una relación de respeto y confianza no tendría que hacerlo. Se llama violencia relacional, y consiste en coartar a una persona para alejarla de las demás. Si existe confianza ¿Por qué tengo que presumir que el otro está esperando la oportunidad para hacer algo malo?

Poder compartir con otras personas y tener nuestros propios espacios mantiene la relación sana. Si todo el tiempo tienen que estar juntos, como con cualquier otra cosa, se van a hastiar. Por más que nos guste una comida, si la sirven todos los días, vamos a terminar por caer en el más abismal de los aburrimientos.

Las redes sociales. Desde que existen, son un caldo de cultivo para los malos entendidos entre las parejas. Existen parejas tan complicadas y celosas que le tienen ROTUNDAMENTE PROHIBIDO comentar, dar “me gusta” o aparecer en fotografías con otras personas. Alguien que publica algo en el Facebook no se está escondiendo, así que, ¿a qué se debe la duda?

La billetera o bolso. Al igual que el cajón de la ropa interior, es territorio sagrado, lleven 1 o 100 años de casados. Dicen las abuelas que quien busca lo que no se le ha perdido, encuentra lo que no estaba buscando. Si existe confianza, no hay ninguna razón para que se “requise” un espacio tan personal como ese, o es que ¿Vive en una cárcel? ¿Es un delincuente?

El teléfono celular. Este artefacto se convirtió en parte de nuestra vida diaria. Antes, si nos enojábamos con nuestra pareja, íbamos a casa de nuestro mejor amigo o a tomarnos un café, nos quejábamos de lo que nos dolía, y al desahogarnos, todo volvía a la normalidad. No existía evidencia de lo dicho. Ahora, todo queda grabado para la posteridad. Muchas veces, al leer mensajes sin contexto, podemos malinterpretar lo dicho, y ni hablar del corrector ortográfico, maravillosa herramienta que ha metido a más de una persona en un problema. El teléfono celular es un artículo personal (como la ropa interior) y no existe excusa alguna para que otro entre y tome información de allí bajo ninguna circunstancia.

A veces, se tiene como excusa la infidelidad. “Fuiste infiel, tengo derecho a desconfiar”. Si ese es el punto, y la vida se va a convertir en un infierno, es mejor que piensen en hacer un proyecto de vida por separado. Si bien para algunas parejas la infidelidad es un asunto muy grave y que no se puede superar, no puede ser la excusa para “castigar” a alguien por el resto de su vida.

La privacidad no debe perderse. Todos tenemos derecho a guardar algo para nosotros mismos. Si usted ve infidelidades hasta en la sopa de letras y tiene un concepto de que su pareja siempre está en pro de hacer algo indebido, puede sufrir de celotipia, enfermedad de celos crónicos que no le permitirá llevar una vida plena y feliz. Consulte con su terapeuta.

 

No tags for this post.

Write a Comment

Deja un comentario

La Diferencia Entre Ser “Sexy” Y “Vulgar”

La Diferencia Entre Ser “Sexy” Y “Vulgar”

1 Todos amamos ser atractivos.  Recibir cumplidos sobre nuestra belleza, inteligencia o talento hace nuestra vida mas feliz.  …

Para Ser Una Buena Feminista, Hay Que Ser Toda Una Mujer

Para Ser Una Buena Feminista, Hay Que Ser Toda Una Mujer

2 Hablar de un tema tan espinoso como el feminismo es cosa seria. Son tantas las manifestaciones, marchas y eventos que podemos …

Padres Culpables

Padres Culpables

1 Ser padre no es fácil.  Si los niños vinieran con manual de instrucciones seria mucho mas fácil, pero infortunadamente, …