Blog

La psicología clínica y el paciente cibernauta

La psicología clínica y el paciente cibernauta

Uno de los retos más grandes para la psicología clínica en este momento es entender y contextualizar al cibernauta. Todos de una manera u otra lo somos, pero los más jóvenes han cambiado su estilo de vida al punto de preferir mantener una conversación por que una genuina cara a cara.

La se ha vuelto tan absorbente que donde se fije la vista se puede observar personas mandando textos, subiendo fotos sobre cada actividad de su vida diaria a las redes sociales, y entablando relaciones de tipo emocional con otras personas alrededor del mundo, todo sin salir de casa y sin la necesidad de desarrollar sociales. Antes de esto, el ser humano se veía en la necesidad de aprender a comunicarse con otros de maneras verbales y no verbales, haciéndose fuertes en cuanto a relaciones interpersonales se refiere.

Una consulta frecuente entre los de se debe a porque sus no se concentrar en sus actividades escolares, cuya respuesta se encuentra en que la televisión, el computador, los videojuegos, y cualquier fuente de estímulos audiovisuales constantes, hacen que el cerebro se acostumbre a pequeños periodos de concentración, y una actividad escolar exitosa depende de la capacidad del mismo de mantener la concentración por largos periodos de tiempo.

El paciente que basa su vida en la tecnología, debe ser contextualizado dentro de la misma para hallar un correcto diagnóstico que nos lleve a un buen tratamiento. Si una persona se siente deprimido por haber terminado con su ciberpareja, este sentimiento es absolutamente real, aun cuando el contacto físico no haya sido realizado en ningún momento, por lo cual sus síntomas serían los mismos que si la relación se hubiese llevado a niveles físicos.

Otro problema se da cuando el paciente, gracias a la facilidad de expresar sus sentimientos con iconos emocionales, desarrolla poco la capacidad de hacerse expresivo lingüísticamente, por lo cual, enfrentado a una situación real, como por ejemplo hablar en público, puede llevarlo a niveles de ansiedad por la falta de practica de habilidades sociales y el nivel de dificultad de encontrar palabras que puedan ser usadas para expresar sus ideas.

Las ludopatías, que se presentaban antes en juegos de azar, ahora son también una constante de consulta debido a los videojuegos que se presentan por las redes sociales, en los que se interactúa con otras personas alrededor del mundo, al igual que aquellos con grandes dosis de realismo, hacen que las personas pierden no solo la noción del tiempo, sino también manifiesten una ansiedad generalizada cuando les son separados de los mismos, con síntomas muy parecidos a los de los síndromes de abstinencia.

En este momento, las ideologías también pueden ser abordadas desde la red, a tal punto que si para que existiese una psicosis compartida era necesario un vínculo directo y emocional con quien contaba con el trastorno primario, ahora puede ser trasmitido a cualquier persona interesada en comprar o creer en dicha idea.

Muchas personas tienen una vida real y una virtual, a veces tan distintas una de la otra, que lo importante es tener material para mantener las redes sociales activas y no sus vidas reales y a las personas que les rodean. Al enfrentarse a situaciones directas, una persona puede llegar a tener serios problemas entre su Yo imaginario y su Yo real, creando bajas en el autoestima y auto-concepto de grandes proporciones.

Es por esto que los , sobre todo aquellos que trabajan con personas jóvenes, deben contextualizarse respecto a las actividades que describen sus pacientes, para conseguir una verdadera empatía que le permita como profesional abordar el tema que aqueja al paciente y darle las herramientas necesarias para superarlo. De igual forma, debe diseñarse y manejarse espacios donde las personas puedan interactuar entre ellas sin necesidad de utilizar la tecnología, con el fin de suplir las necesidades en cuanto a desarrollo de relaciones interpersonales y autoestima del paciente.

De igual manera, es importante explicar de la manera más sencilla posible al entorno familiar y social respecto al padecimiento del paciente, con el fin de que se conviertan en una red de apoyo social, que le permita al individuo integrarse de nuevo a las actividades propias de una familia, un grupo de amigos o una pareja, sin que esto dependa de la tecnología.

Finalmente, el uso de la tecnología no es el verdadero problema, en realidad es las proporciones y la importancia que se le da en el día a día de un ser humano, hasta el punto de no permitirle manejar su vida sin que ella este presente. El psicólogo actual debe tener la capacidad de empatizar con el paciente, y reconocer de manera correcta los síntomas aunque estos sean generados por tecnologías nuevas cada vez más emergentes.

Psi. Claudia Patricia Huertas Diaz

 

Licencia de Creative Commons
La psicología clínica y el paciente cibernauta by Claudia Patricia Huertas Diaz is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://claudiahuertaspsicologa.com.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en http://www.gnu.org/licenses/gpl-2.0.html

Write a Comment

Deja un comentario

Romper La Resistencia Al Cambio

Romper La Resistencia Al Cambio

4 Si existe algo que nos cuesta a los seres humanos es asumir los cambios en nuestras vidas.  Cambiar de empleo, de pareja, …

Nuestro “Juan sin miedo”, sácale provecho

Nuestro “Juan sin miedo”, sácale provecho

3 Juan sin miedo es la historia de un joven cuyas aventuras se hicieron famosas porque su valentía no tenía límites.  …

La Diferencia Entre Ser “Sexy” Y “Vulgar”

La Diferencia Entre Ser “Sexy” Y “Vulgar”

1 Todos amamos ser atractivos.  Recibir cumplidos sobre nuestra belleza, inteligencia o talento hace nuestra vida mas feliz.  …